jueves, 10 de mayo de 2018

Mayo, el mes de la masturbación

El mes de mayo es el mes de la MASTURBACIÓN. Una práctica sana, saludable y muy aconsejable, aunque para nuestra desgracia, nuestra sociedad no siempre ha mirado con buenos ojos el noble arte de la autosatisfacción.

Por eso, tal vez existe un extenso vocabulario eufemístico para referise a esta práctica onanista, que refleja la riqueza léxica y el ingenio de nuestro idioma. No sólo contamos con mil y un términos para referirnos a la masturbación: paja, gayola, menear, machacar, pelársela, cascársela, tocarse; sino que contamos con toda una serie de frases hechas y expresiones de todo tipolos cinco contra uno, darle al manubrio, apuñalarse a uno mismo, estrangular al pollo, encerar el instrumento, limpiar la tubería, limpiar el sable, tocar la zambomba, hacerse una manola, darse un homenaje, estrujar el gusano, ...



estrangulando al pollo

Y así podríamos seguir hasta el infinito... hay tantos nombres y tan diversos que podría hacerse un diccionario sólo con términos relacionados con la masturbación. ¿pero os habéis dado cuenta de un pequeño detalle?  

Casí todos esos sinónimos hacen referencia a un tipo de masturbación: ¡¡LA MASCULINA!!

- ¡¡Venga!! ¡¡Juguemos!! Por 30 pesetas dígame nombres de sinónimos que hagan referencia a la masturbación FEMENINA, como por ejemplo, hacerse un dedo...

- Hacerse un dedo, ... , tocar la guitarra, ..., ... ¿masturbarse?..., mmmm...., .....¿Ninguno más?.

Esta diferencia refleja muy bien como nuestra sociedad ha entendido el tema de la masturbación: se asume como algo normal y natural en los hombres, pero se ve como algo no tan natural en las mujeres. 


Que soy un poco exagerado pensaréis ¿verdad? Sólo una pregunta ... si tienes hijos ¿qué pensarías si pillas a tu hijo adolescente masturbándose? ¿pensarías lo mismo si pillas a tu hija? ¿cómo ven l@s propi@s adolescentes el tema de la masturbación? Mientras los chicos, aunque como un tema jocoso, lo asumen como algo natural, y suelen hablar sobre el tema; las chicas que se masturban son "guarras" o "cochinas" o cualquier otro insulto por el estilo, por lo que no suelen ni siquiera a hablarlo entre ellas.



Todo esto refleja muy bien varios de los principales problemas que tenemos a la hora de afrontar nuestra sexualidad:

- La falta de autococimiento de las mujeres.
- La más estricta y severa represión sexual que la sociedad impone a las mujeres.
- El hombre busca siempre su placer. El placer de la mujer es pasivo. Es decir, se tiene la idea de que es el hombre el que debe proporcionar el placer a la mujer, por lo que se le carga de una responsabilidad que puede generar conflictos y tensión en la relación de pareja.


Saber lo que nos gusta nos ayuda a conocernos mejor, por lo que no hay que dejar la responsabilidad en que nuestra pareja lo descubra, porque la única persona responsable de tu placer, eres tú misma.



A las mujeres también les gusta masturbarse ¡increíble! ¿verdad?

Aún hoy en día, hay un gran número de mujeres que nos confiesan en la tienda que nunca se han masturbado: ya sea porque les da vergüenza, porque nunca lo han necesitado, o porque ellas solas no son capaces de alcanzar el orgasmo...

¿entonces cómo van a disfrutar del sexo sino se conocen a sí mismas? ¿cómo van a empoderarse sexualmente si nunca se han masturbado? ¿cómo van a conseguir alcanzar un orgasmo si ellas nunca se tocan? ¿cómo le van a explicar a su pareja que es lo que les gusta o lo que no si le deja todo el trabajo a la otra parte?

Todo estos problemas los iremos desgranando a lo largo de este mes. Pero antes empecemos desde el principio...

¿Por qué mayo es el mes de la masturbación?


Todo tiene que ver con la interesante figura de la doctora Joycelyn Elders, una mujer afroamericana muy implicada en los temas de salud sexual, y en como prevenir el SIDA mediante educación sexual, por lo que fue una gran activista en impulsar este tipo de campañas en centros educativos.

Su capacidad de liderazgo la impulsó a ser nombrada Cirujana General de EE.UU, una especie de Ministra de Sanidad. Fue un acto histórico, ya que era la primera persona de origen afroamericano que recibía este nombramiento. Ya en el cargo dio un discurso en el Día Internacional del SIDA en las Naciones Unidas y a una pregunta sobre qué opinaba de la masturbación dijo: “Con respecto a la masturbación, creo que es algo que forma parte de la sexualidad humana y tal vez debería ser enseñado.", por lo que proponía incluir el tema de la masturbación en los programas de educación sexual.

Joycelyn Elders.

Se montó tal revuelo tras esas declaraciones que el fue cesada de inmediato de su puesto...  ¿os he contado el año cuándo ocurrió todo esto? Pues no creáis que todo esto ocurrio en la época de la lucha de los derechos civiles, allá por los años 50 o 60, ni tampoco en la época de la liberación sexual de los 70, ... para que veamos lo mucho que cuesta avanzar en romper los tabúes en torno al sexo, todo esto ocurrió en el año ¡¡1994!!

Su despido fue considerado muy injusto por gran parte de la sociedad, por lo que una marca de juguetes sexuales, "Good Vibrations", designó ese mes de mayo como el "Mes Nacional de la masturbación en Estados Unidos".  Iniciando, todos los años, durante ese mes, una serie de campañas y programas sobre la masturbación... y así hemos llegado hasta hoy, donde estoy escribiendo sobre ello.



El placer está en tus manos


Pero no nos creamos tan modernos y europeos, hace pocos años, aquí en Extremadura se generó una polémica similar, al hacerse eco algunos medios de derecha de un taller para adolescentes dirigido por la Junta de Extremadura que se llamaba "El placer está en tus manos" y que se vendió como "que enseñaba a los niños a masturbarse", cuando en realidad era un taller de educación sexual, muy orientado al empoderamiento femenino:

Esa guía era tan pecaminosa que decía cosas como: 

 - "No debe haber sentimientos de culpa porque la masturbación no es nada malo".

- O esto texto tan interesante donde explicaba: "desde siempre (las mujeres) hemos dejado que el hombre descubriese que era lo que nos gustaba que nos acariciasen. Con la masturbación tenemos la oportunidad de descubrirlo nosotras mismas".

- Incluso se atrevían a recomendar libros eróticos: «Para mejorar el deseo recomendamos leer algunos libros eróticos y no la lectura de revistas o películas pornográficas ya que puede darnos una visión deformada y limitada de lo que es la experiencia sexual»


Como vemos en temas de educación sexual  no hemos avanzado mucho, e incluso, creo que en esta era de ultracorrección política, de no querer molestar a nadie, estamos dando pasos hacia atrás, porque los mitos y tabúes que teníamos nosotros hace 20 años, o nuestros padres hace 50, siguen siendo los mismo entre los adolescentes de hoy en día.

Mitos sobre la Masturbación

Masturbación, de Gustav Klimt (1913)

Hablando de mitos, no estaría nada mal desmitificar algunos mitos en torno a la masturbación. Y no sólo hablamos de ese mito tan extendido en las escuelas religiosas sobre que "la masturbación provocaba ceguera o enfermedades", ya que está sobradamente comprobado que es incluso beneficioso para la salud.

Pero a pesar de la mucha información que existe hoy en día, aún siguen existiendo numerosos bulos sobre la masturbación, no nos vamos a detener en los más infantiles, como que provoca acné o que te salga pelo en las manos, pero vamos a repasar los que creemos que están más extendidos:
 

- La masturbación mata el deseo sexual: 


Este es uno de los mitos más extendidos, la masturbación no sólo es que no mate el deseo sexual, sino que nos ayuda a aprender sobre nuestro cuerpo, a explorar nuestro cuerpo y nuestra sexualidad.

Es más, cuanto más activos somos sexualmente, más nos apatece sexo. Por lo que a más masturbación, más deseo sexual.

- Está mal masturbarte si tienes pareja:


Hay muchas parejas que se masturban a escondidas de su pareja porque piensan que están haciendo algo malo, que es una especie de infidelidad. ¡¡Pues no!! Ni aunque mientras te masturbes piensen en un actor famoso, en la mejor amiga de tu mujer, en ese compañero de trabajo... No hay nada de malo en fantasear con otras personas, ni en masturbarse, si tienes pareja.

Al contrario puede ser muy beneficioso, especialmente si incluís juegos masturbatorios en vuestra relación de pareja: ver como tu pareja se toca, masturbaros mutuamente... ¡¡aprenderéis muchísimo el uno sobre el otro!! ¡¡os lo aseguramos!!


¡Masturbarse es saludable!

- La masturbación es cosa de adolescentes. 


Hasta hace pocos años se creía que la masturbación era un vicio propio de la pasión de la juventud, era un acto solitario debido a la falta de pareja, por lo que un hombre ya casado no podía caer en debilidad. Ojito a lo que voy a decir:


"La masturbación la practican tanto hombres como mujeres de todas las edades y en todo el mundo."



- No te debes masturbar si tienes el período.


Aquí, juntamos dos mitos: la masturbación y todo aquellos relacionados con la mestruación de la mujer. Una mujer cuando menstrua no está enferma, ni nada por el estilo, por lo que puede tener relaciones sexuales y por supuesto, masturbarse.

Es más, incluso aconsejamos a masturbarse durante la menstruación porque a muchas mujeres las ayuda a aliviar los dolores menstruales por la relajación de los músculos.


via GIPHY

- No pasa nada si no te masturbas.


A pesar de todo lo dicho aquí, sino te masturbas tampoco te pasa nada. Nosotros lo aconsejamos, ya que ayuda a conocerte mejor y explorar tu sexualidad, pero si no tienes ese deseo, no te sientas mal, no hay nada malo en ello.



¿Interesad@s sobre el mundo de la masturbación? Pues no os perdáis nuestra próxima entrada donde hablaremos sobre los beneficios de la masturbación










viernes, 23 de marzo de 2018

Mitos sobre la Sexualidad Maculina

Esta semana hemos celebrado el día del Padre, por lo que nada mejor que repasar algunos de los mayores mitos sobre la sexualidad masculina: Mitos que abarcan desde el deseo, el tamaño del pene, la duración del acto sexual, ...

Muchos de estos falsos mitos se asientan en el desconocimiento sexual o en actitudes machistas que indican como "debe comportarse un auténtico hombre". Incluso, mucho hombres se sienten ofendidos cuando les tratas de explicar cosas sobre el sexo, porque se supone que un hombre de verdad sabe todo acerca del sexo.

Por eso hemos dedicado este post a desenterrar algunos de los grandes mitos sobre la sexualidad masculina:



1.- Los hombres siempre tienen más ganas de sexo que las mujeres

Empezamos con una de los mitos más extendidos sobre la sexualidad masculina ¿creéis que los hombres siempre tienen más ganas de sexo que las mujeres? ... ... ¡Pues, no! Es un mito! las mujeres pueden tener tantas o más ganas de practicar sexo que un hombre.  Entonces ¿por qué esta creencia se da por cierta? Vamos a ver ciertos factores que hacen que a los hombres parece que siempre tengan más ganas de sexo:

- Primero de todo, la forma en que practicamos nuestra sexualidad, ya que en muchas parejas el sexo se reduce casi de forma automática a "sota, caballo y rey" y coitocentrismo, mucho coitocentrismo. Es decir, si reducimos el sexo a la penetración es muy probable que el hombre disfrute mucho más de la relación sexual que la mujer, por lo que es normal que en un juego donde sólo uno acaba disfrutando el otro termine por cansarse de jugar.


Coitocentrismo

¡¡Exageradoooooo!! - Me diréis - si yo hago preliminares y cuido que ella también disfrute. Vale!

¿Por qué no planteamos que las relaciones sexuales se hiciesen del modo en qué la mujer fuese la que más disfrutase en vez del hombre? 


Largos preliminaes, cunnilingus, estimulación de clítoris y ya después si eso, que el hombre se masturbe para llegar al orgasmo ¿No pensáis que a los hombres les vendrían muchos dolores de cabeza de repente, cada vez que su mujer le pidiese sexo?

- Por otro lado tenemos el factor cultural, que nos ha educado a los hombres a expresar abiertamente nuestro deseo sexual, mientras que a las mujeres no se les ha permitido.

- Otro factor importante es que los hombres suelen recurrir al sexo para decir te quiero. Los hombres, por lo general, no saben expresar sus sentimientos tan fácilmente como las mujeres, por lo que para nosotros el sexo es una forma de expresar esos sentimientos de amor, de intimidad, en definitiva, de sentirnos queridos, que todo marcha bien en nuestra relación. En cambio, las mujeres necesitan esa intimidad previa, transmitir esos sentimientos, antes de iniciar una relación sexual.

Un hombre tiene que tener sexo para sentirse cercano, mientras que una mujer tiene que sentirse cercana para querer tener sexo


- Otro factor nada despreciable es la utilización del sexo como arma en las relaciones de pareja. Aunque esto puede ser utilizado, tanto por hombres como por mujeres.

2.- A los hombres siempre les apetece sexo

Si ya hemos dicho que la anterior premisa era falsa, no hace falta escarvar mucho en el asunto para entender que ésta también lo es. Hay muchos hombres que no sienten deseo sexual, pero no encontrarás un hombre que reconozca que no tiene deseo sexual ¿por qué? Porque reconocerlo parece que pone en peligro nuestra VIRILIDAD, incluso nuesta orientación sexual. Nos han educado que un hombre debe ser macho, viril, activo, por lo que si no lo eres ...¡¡peligro!!


Un hombre siempre debe ser macho, muy macho

La falta de deseo en los hombres es un hecho más extendido
de lo que podemos imaginar. 


Las causas pueden ser muy diversas: el estrés, preocupaciones, depresión, y especialmente el miedo a fallar, es la base de la mayoría de problemas de deseo de los hombres. Es decir, miedo a perder la erección, a eyacular antes de tiempo, a que ella no disfrute lo suficiente,...

Las excusas que utilizamos para evitar el sexo con nuestra pareja son muy variadas: la falta de tiempo, el estrés del trabajo, o algo tan simple como quedarse hasta tarde viendo la tele. Aunque la peor estrategia, y encima muy habitual, ya que es la forma más rápida de evitar un encuentro sexual, es provocar tensión o un enfado para evitar el sexo.

3.- Los hombres siempre deben tomar la iniciativa

Otro mito derivado de los anteriores es que el hombre siempre debe tomar la iniciativa en las relaciones sexuales, incluso hay muchos hombres que se sienten cohibidos o molestos si es su mujer la que adopta ese rol.

Este mito también proviene de nuestra cultura que le ha otorgado a la mujer un papel pasivo en materia de sexualidad. La mujer debe ser pasiva, el hombre activo; el ideal de amor que nos venden es que un hombre debe conquistar a una mujer y ésta caer rendida a sus pies. No sólo eso, incluso nuestra cultura nos advierte de los peligros de las mujeres dominantes, activas, conquistadoras, que las suele representar como mujer frívolas, frías, cuando no directamente se las tilda de guarras o de putas por, simplemente, tomar la iniciativa y disfrutar de su sexualidad como mejor les parezca.

Las femme fatale siempre fuman y llevan a la perdición a buenos hombres...


4.- Los hombres son responsables de los orgasmos de su pareja 

En la misma línea anterior. La falta de información y el papel pasivo de la mujer ha generado esta ENORME responsabilidad masculina.

¡¡Cada uno es responsable de sus propios orgasmos!!
Es importante fomentar el autoconocimiento sexual femenino
para romper este mito.


Desde aquí hacemos un llamamiento: Chicas, daros permiso para estimular vuestras mentes y vuestros cuerpos, la masturbación es la mejor forma de conocer vuestra propia sexualidad. Conócete a tí misma para después poder comunicar tus gustos y preferencias, y disfrutar más de las relaciones sexuales en pareja. No es justo dejarles la responsabilidad de vuestro placer a ellos, además la infinidad de mitos en torno a la sexualidad femenina hace que los hombres anden un poco perdidos al respecto.

¿Quién mejor que tú misma le va a enseñar lo que te gusta?



5.- Los hombres son infieles por naturaleza

Este mito proviene de la idea antropológica del hombre cazador que persigue a mujeres fértiles para extender sus genes, una idea cada día más cuestionada, no sólo por antropólogos, sino también por los sexólogos. Y es que, hombres y mujeres somos infieles por igual, aunque si que hay un cierto matiz en el tipo de infidelidad:

Los hombres son más infieles por cuestiones puramente sexuales, mientras las mujeres suelen  buscar algo más, infidelidad emocional, la llaman los profesionales. Pero por regla general, las infidelidades suelen cubrir una necesidad, que no cubre nuestra relación de pareja, por lo que muchas veces antes de pararnos a hablar y a afrontar esos problemas de pareja, preferimos buscar una solución fuera, que nos compense seguir con una relación que no nos hace del todo feliz.
 
La infidelidad


6.- Durar mucho como escala de un buen polvo

La eyaculación precoz suele ser una de las grandes preocupaciones y obsesiones de los hombres en lo relativo a su sexualidad. El durar mucho parece ser un signo de virilidad y buen sexo entre los hombres pero ¡no! Bienvenidos a un nuevo mito sobre sexualidad masculina.

¿Cuánto debería durar un hombre en la cama? ¿Cuánto tiempo es el "normal"? ¿Cuándo empezamos a contar, desde el momento de la penetración o desde los primeros tocamientos? ¿Cuántas penetraciones debemos hacer para ser considerados buenos amantes? Como vemos todo esto es muy relativo.

Y el problema es que la cultura del porno nos ha reforzado la idea de que un hombre debe aguantar mucho tiempo durante las penetraciones, un mundo del porno completamente falso e irreal, que hace que los hombres nos impongamos metas imposibles de alcanzar.

La obsesión por "durar poco" o tener eyaculación precoz puede acarrear grandes problemas de autoestima e inseguridad.


Que, a la larga hacen que se agraven más esos "problemas" de eyaculación precoz, por lo que aumenta la inseguridad y así entramos en una espiral muy peligrosa.





7.- El tamaño importa

No nos extenderemos mucho sobre este tema, ya que ya hablamos en este blog sobre la importancia del tamaño. Lo que parece claro que esta es una cuestión más psícológica (y cultural) que científica.

La ciencia nos dice que no existe relación entre el tamaño del pene y el placer sexual de la mujer.


El principal motivo es que el órgano de placer de la mujer es el clítoris y éste se encuentra situado en la entrada de la vagina por lo que el tamaño del pene no tiene apenas ninguna importancia para su estimulación directa.

Y aunque las más firmes defensoras de que el tamaño SÍ importa aducirán a que un gran pene te otorgará más placer al estimularte vaginalmente el punto G hay que recordar que este famoso punto se halla localizado en el primer tercio de la vagina, allá donde más terminaciones nerviosas se concentran, por lo que nuevamente el tamaño del pene poco tiene que ver en su estimulación.


El síndrome del vestuario

El verdadero reto de los sexólogos es convencer a la sociedad de que realmente el tamaño del pene no importa (demasiado), aunque muchas veces sentimos que la gente ve estas explicaciones como excusas de "mal perdedor". Por lo que muchos hombres padecen el síndrome del vestuario:

 Los hombres infravaloran el tamaño de su órgano y piensan que es más pequeño de lo que realmente es.


La gran obsesión de los hombres: el tamaño del pene

En definitiva, la gran ventaja de tener un pene grande es el valor psicológico que aporta, especialmente en relaciones esporádicas o en los primeros encuentros sexuales, ya que muchas veces el placer se encuentra sobre todo en la fantasía de quien lo desea. Por lo que un hombre bien dotado, aparte de estéticamente parecer más viril y masculino a los ojos de nuestra sociedad contemporánea, también es objeto de mayor deseo y fantasías sexuales por parte de las mujeres.
Algo similar pasa con los hombres que tienen un pene grande, ellos se sentirán más seguros de sí mismo, sabiendo que con ese tamaño es imposible no cumplir con las expectativas de ella. Pero, precisamente por ello, estos hombres suelen ser peores amantes que hombres con penes más normales.



viernes, 9 de marzo de 2018

La importancia de los besos...

Este viernes 9 de marzo tenemos el honor de presentar en nuestra tienda el libro de Pablo Martínez-Calleja, "De los besos, abreviaciones", un precioso libro sobre el amor y la importancia de los besos, y es que en este libro podemos encontrar toda clases de besos:

Los típicos besos suaves, besos de cariño o besos húmedos, pero también hay besos perfumados o unos besos de ducha, incluso interrogaremos al autor sobre los besos flauta, o los besos clariente, incluso los besos trombón. También aparecen uno de mis favoritos, los besos mordisco así como los besos de risa. Por último, están aquellos más atrevidos esos besos húmedos o esos besos orográficos, que se dan sobre cada uno de los poros de la piel, por no hablar de los besos muy, muy atrevidos, donde la lengua sondea las profundidades de los valles...

Clark Gable y Vivian Leigh, en 'Lo que el viento se llevó'

¿QUÉ NOS PROVOCAN LOS BESOS?

Lo primero que me gustaría en este artículo es que recordéis ese beso que jamás habéis olvidado... cerrad los ojos y recordad ese momento, ese primer beso. Un beso que llega después de haber estado flirteando durante un tiempo, jugando con miradas, provocando con pequeños roces, hasta que finalmente, uno de los dos, no resiste más y se lanza sobre los labios del otro... Recordad ese chispa que prendió con el contacto de las dos bocas, y esa descarga electrica que recorrió todo vuestro cuerpo.


Primer beso

¿Quién se atreve a decir que los besos no son importantes?



LOS BESOS, UNA CUESTIÓN DE FÍSICA Y QUÍMICA

Como habéis podido comprobar los besos estimulan diferentes partes del cerebro, liberando dopamina y oxitocina en el torrente sanguíneo, lo que nos provoca una sensación de placer.

También estimulamos la producción de feniletilamina, la llamada la ‘hormona del amor’, especialmente en los casos como ese beso que hemos recordado, una "droga natural" que el propio cuerpo fabrica y que estimula al sistema nervioso, y está asocidada a la sensación de bienestar y confianza.

La combinación de todas estas sustancias químicas provoca que cuando estamos enamorados nos comportemos de esa forma tan ... tan... ¿estúpida? a los ojos de los demás, pero tan bonita y romántica a los ojos de nuestra pareja.

Los besos son una conducta donde participan factores neurobiológicos, psicológicos y socio culturales.



Beso Mordisco

LA IMPORTANCIA DE LOS BESOS

Por todo ello, nunca está de más recordar la importancia de los besos... y es que lo primero que olvidan las parejas es a besarse. ¡¡Pero si yo beso todos los días a mi pareja!! - Me diréis.
Pero ¿qué clase de besos son?, besos sin pasión, un piquito rápido, puro acto cotidiano, como quitarte los zapatos nada más llegar a casa o como encender la tele.

Y es que el estrés del día a día, el darle más importancia al trabajo, a la familia, incluso a los amigos que a nuestras relaciones sexuales hace que le dediquemos cada vez menos tiempo a nuestra intimidad sexual.

¡¡Volvamos a besar con pasión a nuestra pareja!! 


Normalmente, los besos son un buen termómetro para analizar una relación. Es raro encontrar parejas en crisis que confirmen que se besan profusamente. Por lo que un error muy frecuente de las parejas es saltarse la etapa de los besos con demasiada rapidez, para centrarse únicamente en los genitales.

Ejercicio 1:

Durante una semana, antes de salir o entrar en casa, y darle un pico a nuestra pareja como símbolo de bienvenida o despedida, plantémosle un buen besazo, lo que tan castizamente llamamos un buen morreo. Simplemente probad este ejercicio y comprobaréis como aumentan vuestros niveles de felicidad y bienestar, incluso seguramente os apetezca más tener un encuentro sexual.... 


Burt Lancaster y Deborah Kerr en "De aquí a la eternidad"



MÁS BESOS Y MEJOR SEXO

Estamos muy obsesionados en mantener relaciones sexuales de ensueño, pero primero habría que trabajar más la importancia de los besos, ya que es la mejor manera de compartir intimidad. Es más, muchas veces los besos se ven como un simple trámite, previo al coito, un preliminar más. Pero los besos son una herramienta fundamental para potenciar nuestro erotismo en pareja, nuestra sexualidad y por supuesto, nuestra afectividad en pareja.

Los besos son una fantástica herramienta para activar el deseo, la conexión íntima con nuestra pareja e incluso las fantasías.


Ejercicio 2:

Este segundo ejercicio está pensado para despetar nuestra mente erótica y descubrir que todo nuestro cuerpo es erógeno, y cómo sólo a través de los besos podemos despertar todo un torrente de sensaciones.

Lo primero, darse un ducha con gel aromático, recuerda que hay que jugar con todos los sentidos, y el olfato es uno de los seentidos más primitivos. Después nos tumbamos en la cama desnudos, y que nuestra pareja nos vaya besando muy leeeentamente todo nuestro cuerpo, hasta los rincones más ocultos, intercalando todo tipo de besos: húmedos, cortos, con lengua, absorventes, besos rápidos y continuos, un beso largo, con los dientes,.... y simplemento recréate en las sensaciones que esos besos despiertan en tí.



Besos apasionados


Por último, si hablamos de besos, no podemos despedirnos de otra forma, quizá con la escena final más bella de toda la historia del cine, la recopilación de besos de 'Cinema Paradiso', una escena capaz de emocionar a cualquier persona que haya visto esta obra maestra. Sube el volumen, recréate en su fabulosa banda sonora y disfruta, una vez más, o por primera vez, de este maravilloso final, donde los besos son los auténticos protagonistas.