miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿Cómo iniciarse en el BDSM?

El BDSM es un conjunto de prácticas que pueden englobar disciplinas tan variadas y distintas como el Bondage, la Dominación/Sumisión, el Sadismo o el Masoquismo, llevadas a cabo en un contexto seguro, consensuado, no violento y erótico.

Y aunque hasta hace unos años estas prácticas eran un tabú, mal vistas socialmente y hasta consideradas por la comunidad científica como parafilias o perversiones sexuales, en estos últimos años se han puesto muy de moda, entre otros motivos gracias al éxito arrollador de 50 Sombras de Grey, por lo que la realización de este tipo de prácticas se ha normalizado bastante, al menos en sus modos más lights o "vainillas" (dentro de la comunidad BDSM se refieren a las relaciones sexuales "normales" como vainillas).



Y es que como bien apuntan algunos estudios se calcula que entre el 30 y el 50% de la población adulta tiene fantasías relacionadas con el BDSM, aunque lo realmente difícil es dar ese primer paso de llevar esas fantasías a la práctica real, ya que es un camino plagado de temores e inseguridades, por lo que se calcula que sólo entre el 7 y el 14% alguna vez prueban a realizar estas fantasías.

Aunque creemos que aquí no han incluido a todas aquellas personas que han practicado un BDSM de andar por casa, esos juegos tan inocentes pero a la vez tan excitantes como dejarse atar en el cabecero de la cama, vendarle los ojos a tu pareja o dar una cuantas nalgadas en plena faena sexual.

BDSM LIGHT 
o Paco ¿para qué son esas esposas? 

 Este post está pues dedicado a todas aquellas parejas que se quieran iniciar en todas o algunas de las prácticas que forman parte del BDSM, tal vez porque has notado que los azotes en el culo te ponen realmente cachonda, o porque has descubierto que unas uñas clavadas bien fuerte sobre tu espalda te excitan más que cualquier otra cosa, o porque la sensación de sentirte atad@ e inmovilizad@ sometida a los deseos de tu pareja te pone muchísimo... o simplemente porque buscas nuevas sensaciones que animen tu vida sexual...

Sea lo que sea que te ha llevado aquí quiero que sepas que cualquier motivo es bueno para romper la monotonía en la cama y descubrir placeres nuevos y quién sabe quizás confesar a tu pareja vicios o fantasías que nunca te habías atrevido a pedir... por eso te damos la bienvenida a esta INICIACIÓN AL MUNDO DEL BDSM.

Lo primero es no asustarte, como ya hemos dicho el BDSM engloba toda una serie de prácticas sexuales que no tienen por que estar conectadas, habrá personas que adoren el spanking pero que odien el rollo ataduras, o gente que le guste la sensación del látex sobre su cuerpo pero no los juegos de dominación... es decir, no  hay una forma establecida de practicar BDSM, cada persona tiene sus propios gustos por lo que se libre de experimentar a tu aire...

Pero antes la parte más aburrida, pero sin duda la más importante del BDSM... unas pequeña normas fundamentales.



LAS NORMAS

El BDSM especialmente para aquellos que se inician en él debe de ser tomado como un juego, eso sí un juego muy muy excitante, aunque como cualquier juego éste debe estar regido por unas NORMAS CLARAS Y PRECISAS, y que deben respetarse SIEMPRE, y lo pongo en negrita y subrayado porque en el mundo del BDSM la salud física e incluso psíquica de la persona entran en juego por lo que estas normas son sagradas.

Como este primer post va a ser una guía para practicar un BDSM muy light simplemente vamos a deciros algunas de las normas que nosotros consideramos más básicas, para todos aquellos que estén interesados en aumentar la intensidad de sus sesiones o iniciarse de pleno en el mundo BDSM aquí os dejo una Guía de Consejos mucho más detallada.


NORMAS BÁSICAS PARA UN BDSM LIGHT

1.-Palabra de seguridad. Escoger entre la pareja una palabra clave como contraseña para detener inmediatamente la actividad. No vale escoger palabras como 'no, 'basta', porque muchas parejas utilizarán dichas expresiones como parte de los juegos BDSM. Así que buscar una palabra ¡eso sí que la podáis recordar fácilmente! como 'rojo', 'terciopelo' o el nombre de tu suegra... bueno esa última palabra no es un buen consejo.

Además creo que es importante recordarlo, negarse a respetar una contraseña o una negativa es una falta muy grave, incluso puede llegar a ser un delito.

2.-  Vamos a comenzar suavemente e intensificar muy despacio nuestra actividad, no nos vamos a convertir en unos Cristian Grey de la noche a la mañana, por lo que vamos a ir muy DESPACIO, descubriendo nuevas sensaciones y placeres. Un incremento demasiado rápido en la intensidad del juego puede dar al traste con nuestra experiencia en el mundo BDSM.

3.- Poner límites y pre-organizar la escena. Es decir, planead por adelantado qué vais hacer y cómo. Manteneos siempre dentro de esos límites. Si a ambos os ha gustado ya tenéis excusa para repetir. Así qué comentad sobre lo experimentado, ¿qué os ha gustado? y ¿qué no? ¿qué cambiaríais?.

4.- En cuanto a las ataduras, tres reglas muy básicas: Nunca dejes sola a una persona atada; nunca hay que atar tan fuerte como para que se duerma ninguna parte del cuerpo (si así ocurre afloja la ligadura) y nunca realices juegos de asfixia, son realmente MUY peligrosos.

5.- No practiques BDSM bajo los efectos del alcohol o las drogas, vale que ambos son excelentes inhibidores y ayudan a soltarte, pero en estos juegos tienes que tener todo bajo control y no dejarte llevar por la excitación.


PRÁCTICAS BÁSICAS PARA COMENZAR  
o ¿María estás segura que eso sale en el libro ese?

Bueno pues una vez repasada la parte teórica... vamos a la parte más divertida ¡la práctica!. Vamos a empezar por tres cositas muy básicas y que seguramente la mayor parte de los que me leen ya han realizado alguna vez en juegos previos al sexo... pero esta vez la diferencia que estas actividades van a convertirse en las protagonistas absolutas:

1. Privación sensorial:

Es una de las prácticas más excitantes que puede haber en torno al mundo del sexo, ya que está científicamente comprobado que cuando privamos a nuestro cuerpo de uno de sus sentidos los otros se agudizan como compensación, aumentando nuestras sensaciones corporales. Además al ser privados de un sentido nuestro cuerpo tiene el deseo de recuperar ese sentido por lo que el grado de excitación aumenta considerablemente.

Vamos a recomendar empezar por la privación de dos sentidos básicos: la vista y el gusto, ya que la privación del tacto, es decir, las inmovilizaciones merecen un punto a parte.


Vista: Una de las privaciones de sentido que tod@s hemos probado y realizado alguna vez ¿no? Y la verdad es que una de las técnicas más excitantes, ya que el resto de tus sentidos se agudizarán hasta extremos inimaginables. ¿Hacemos una prueba? Simplemente acaríciate el brazo, ahora haz lo mismo con los ojos cerrados ¿a qué notas la diferencia? Imagínate que esas caricias provienen de tu pareja, sentir de repente una lengua que recorre todo tu cuerpo, o notar unas lentas caricias que bajan hacia tus genitales, ...

Objetos: Utiliza pañuelos o máscaras, ya verás como unas simples caricias se transforman en una experiencia de lo más sensual.



Gusto: Si tenemos que resumir este sentido en una acción sería en los besos... y es que no hay nada más excitante y frustrante que querer devorar con un beso a tu pareja y no poder. La prohibición de usar los labios o la lengua para dar placer a tu pareja puede ser muy excitante.

Objetos: Utiliza un simple pañuelo para cubrir la boca de tu amante o descubre las morbosas sensaciones que produce una mordaza.

Esta mordazas de la marca Ouch! transpirables son ideales para mantener en silencio a tu amante. Además la correa tiene diez orificios para ajustar la longitud..


2.- Inmovilización.

Es otra de las prácticas más habituales en el mundo del BDSM que todos hemos probado al menos alguna vez ¿verdad? Y es que estar inmovilizado, a merced de tu pareja, es otro de esos juegos tan excitantes que llevan a las personas a adentrarse más a fondo en el mundo del BDSM.

Y es que las posibilidades y los juegos existentes son infinitos y a cada cual más excitante... ya que no poder evitar como tu pareja te tortura de placer es una sensación indescriptible o por contra, la sensación de poder hacer "lo que quieras con tu pareja" al tenerla inmovilizada: acariciarla muy suavemente con una pluma, torturarla con cubito de hielo o con una vela de masaje, ....


Para iniciarse en el mundo de las ataduras y el bondage varias reglas básicas: no apretar en exceso, no causar dolor (al menos en estas primeras sesiones), no cortar la circulación sanguínea y nunca cortar la respiración....

Y es que si es nuestra primera experiencia tampoco hace falta algo muy complicado, ya que para los "vainillas" la simple sensación de sentirte atado, aunque puedes libertarte por tí mismo con algo de fuerza es ya una sensación súper excitante.

Esposas de velcro.
Objetos: En el mercado existen un gama amplísima de juguetes para inmovilizar a tu pareja en todo tipo de posiciones: esposas, cuerdas, cintas, ... aunque si tu economía no está para tirar cohetes tranquilos que en vuestra casa seguro que encontráis unas medias viejas que también os pueden servir.

Desde Pussycat nos encantan las esposas de velcro de Ouch!, ya que no tienes el peligro de perder las llaves, pero especialmente porque no  rozan al moverte y en caso de emergencia (agobio, ataque de pánico,...) pueden desatarse fácilmente.



3.- Azotes.

Una tercera práctica para iniciarse en el BDSM, y que seguramente tod@s hayamos "sufrido" alguna vez es la de los azotes, aunque en esta modalidad  no se trata de soltar un azote en un momento de pasión, sino en realizar una sesión de azotes, empezando muy suave e ir incrementando la fuerza de los azotes a gusto de tu pareja.

Aunque antes de seguir debemos dar una prohibición y un consejo:

La prohibición: No azotar en la parte baja de la espalda, ya que puede ser muy peligroso por la cercanía de los riñones. Así que vamos a centrarnos en el spanking, es decir, en las nalgas, que tienen mucha carne y ya veréis como pueden ser muy excitante (hay mujeres que pueden llegar al orgasmo simplemente con una sesión de nalgadas).

El consejo: Acariciar antes, durante y después de los azotitos, especialmente antes de la sesión de azotes, ya que de esta forma relajamos la zona y vamos calentando las nalgas para que estén listas para recibir azotes. Además intercalar azotes con caricias o con tocamientos en las zonas genitales van aumentar el nivel de excitación hasta niveles insospechados.

Pala azotadora 50 sombras de Grey
Objetos: Se puede empezar con la palma de la mano, ya que controlaremos mejor nuestra fuerza, aunque para aquellas parejas que busquen algo más intenso existe todo un mundo de posibilidades: fustas, látigos, reglas, cañas, ...

Por qué no empezar con esta pala azotadora de la marca 'Fifty Shapes of Grey', realizada con una doble textura de sensual satén y una suave piel artificial. Perfecta para iniciarse en el placer del azote. Además su forma especial proporciona una gran zona de cobertura y tiene un mango de fácil agarre que posibilita proporcionar un buen azote.


En nuestra próxima entrada sobre BDSM daremos un paso más allá y hablaremos de cómo iniciarse en las técnicas de dominación y sumisión...

De mientras, aquellas parejas más atrevidas pueden ir probando algunos de los fabulosos kits de iniciación al BDSM que suelen contener todo lo esencial para pasar un rato de lo más entretenido...


FIFTY SHADES OF GREY DARKER KINKY COUPLES KIT








No hay comentarios:

Publicar un comentario