jueves, 20 de abril de 2017

Orgasmos vaginales: Mas allá del clítoris

Aunque siempre que nos visita alguien en Pussycat Boutique Erótica repetimos que el 95% de los orgasmos de la mujer son clitorianos (ya sea por estimulación directa o indirecta del clítoris), la verdad es que cada mujer tiene un mapa erógeno diferente y existen otras muchas formas de llegar al orgasmo: desde la estimulación de los pezones, pasando por sesiones de spanking o estimulando otros puntos claves en la vagina de una mujer...


Así que en la entrada de hoy seguimos repasando nuestro abecedario erótico, ya que si anteriomente ya hablamos del punto G o del famoso punto P del hombre, hoy toca hablar de otros puntos o zonas erógenas situados en la vagina de la mujer: El punto A, el cervix y el cul de sac.

Pero antes creo que es necesario recordar unas cuantas cosas básicas:

- Cada mujer siente y disfruta de una forma distinta, desde Pussycat siempre recomendados explorar y descubrir nuevas sensaciones, pero tú eres la única guía de este proceso, es decir, no hay que obsesionarse con nuestro placer, ni con encontrar esos famosos puntos que te prometen alcanzar el éxtasis, si se encuentran perfecto, sino no te gusta o no obtienes placer, no pasa nada! céntrate en aquellas zonas erógenas que sí te aportan placer.

- También es importante señalar que para encontrar estos puntos de placer dentro de la vagina es importante tener un suelo pélvico fortalecido, ya que varios estudios han demostrado que existe una relación directa entre la fuerza de los músculos y los orgasmos de la mujer, es decir, mujeres con un suelo pélvico debilitado tienen​ orgasmos menos intensos o les cuesta mucho llegar.

Cuanto más tonificados están los músculos de la vagina, más placer sienten las mujeres.


- Por último recordar que la vagina es un órgano con enorme elasticidad, cuando las mujeres nos excitamos se lubrica y se ensancha, es decir, se activa y se prepara para el placer, albergando en su interior diversas zonas erógenas.

La vagina cuenta con numerosos zonas erógenas que permiten a la mujer sentir un gran placer.


Es decir, la vagina no es una zona homogénea, existen como veremos a continuación diversas zonas muy erógenas, aunque a grandes rasgos podemos dividirla en tres zonas:

- La entrada: suele ser la zona más sensible y excitable de la mujer, ya que está rodeada por numerosas terminaciones nerviosas y los bulbos clitorianos.

- La zona media: Hay dos zonas especialmente interesantes para el placer de la mujer, el famoso punto G y el enigmático punto A.

- La zona superior: Es decir, el fondo de la vagina donde podemos encontrar el cuello uterino (o cérvix) y el punto más profundo de la vagina, una zona que merece especial atención... el cul-de-sac. Incluso recientemente se ha descubierto otro punto erógeno llamado punto K, de muy difícil acceso.



Con todo ello no queremos que veáis la vagina como un mapa del tesoro y todos estos puntos como zonas exactas donde excavar para hayar un cofre escondido repleto de placeres y orgasmos legendarios. Es simplemente la demostración empírica que la vagina es un órgano con muchas zonas erógenas y capaces de llevar al orgasmo a un buen número de mujeres.

Por lo que lo mejor es probar distintas posturas y técnicas, ya sea con tu pareja o con la ayuda de algún vibrador o juguetito sexual hasta encontrar aquellas posturas que te aporten mayor goce y placer.

Ahora vamos con un rápido repaso a estas diferentes zonas erógenas, sin ahondar demasiado en ellos, ya que en futuros post explicaremos cada uno de estos puntos:

Punto G: 


Ya hablamos sobre él en este blog, por lo que simplemente recordaremos que se encuentra en la pared anterior de la vagina, a unos 4 centímetros de la entrada, y se puede identificar fácilmente cuando estamos excitadas ya que esta zona presenta un tacto algo distinto como de mora.

De forma resumida podemos decir que el Punto G no es otra cosa que una estimulación indirecta del clítoris, por lo que sus orgasmos no dejan de ser orgasmos clitorianos.

CUELLO UTERINO:

El Cérvix o cuello del útero es la parte inferior de útero, que está conectada con la vagina. Es una zona muy sensible y como tal, tiene sus fans y sus haters. La forma de estimularla es mediante penetraciones muy profundas, pero ojo, porque puede resultar doloroso. Seguro que muchas habéis sentido un dolor intenso, como una punzada en el ombligo cuando habéis tenido una penetración muy profunda y/o brusca.
Las amantes de la estimulación del cérvix, comentan que la mejor forma para disfrutar de ella es con pequeños golpecitos, nada de embestidas!.

 Punto A:


También conocido como zona EFA, zona erógena del fórnix anterior. Está en una zona un poco más profunda que el punto G, a medio camino entre éste y la parte superior de la vagina.

Es una de esas zonas erógenas de la vagina que se encuentran entre la leyenda y la realidad, ya que como todo lo relativo a la sexualidad (y al placer) de la mujer este punto no fue "oficalmente" descubierto hasta 1990.

No existen estudios concluyentes sobre su existencia, aunque en estudios médicos sobre la sequedad vaginal se descubrió que al estimular este punto las mujeres lubricaban mucho más, llegando a una intensa excitación y  logrando orgasmos más intensos.

La mejor forma de estimular este punto sería frotándola de arriba abajo y viceversa o con movimientos circulares.

Cul-de-Sac

Su difícil acceso hace que sea bastante costoso alcanzarlo mediante penetración, aunque sí puede hacerse con juguetes eróticos.
El fondo de saco o cul-de-sac, término francés que significa callejón sin salida, es seguramente la otra gran zona erógena de la vagina. Y es que seguramente si has tenido un orgasmo cuando has tenido penetraciones muy profundas (y suaves) ha sido por la estimulación de este zona, ya sea mediante fricción o pequeños empujes.

Sus orgasmos son tan intensos como los obtenidos con la estimulación del punto G, aunque su dificultad es algo mayor, ya que se necesita estar muy excitada o controlar tu suelo pélvico para alcanzar el área clave. Y es que para acceder al fondo del saco vaginal es preciso que los músculos del útero se tensen y así lograr que el útero se eleve, dejando al descubierto este callejón, que es como el fondo de un saco (de ahí su nombre).

Punto U:



Dejamos este punto para el final ya que no se encuentra en el interior de la vagina, sino que hay que buscarlo entre el clítoris y la entrada de la vagina. Su nombre viene dado que se encuentra junto a la uretra, y por lo tanto es fácilmente confundible con el clítoris.

Seguramente sea el punto menos placentero de todos los indicados por lo que aconsejamos intentar estimularlo simultáneamente con otras zonas erógenas.



¡Ya tenéis la excusa perfecta para explorar un poco más vuestra sexualidad! ¿Quien sabe? Puede que escontréis vuestro punto más placentero... =^.^=



No hay comentarios:

Publicar un comentario