sábado, 14 de junio de 2014

Reflexiones sobre "El Piropo"

La semana pasada, impartiendo un taller de educación afectivo-sexual a jóvenes de mi ciudad, un alumno sacó el tema de los piropos callejeros y se produjo un gran revuelo cuando comenté que son un tipo de agresión hacia las mujeres, tanto, que consideré oportuno trabajar la cuestión de manera más profunda al día siguiente.
Antes de que podáis tildarme de feminista radical, exagerada y otros muchos calificativos similares, os pido que hagáis una pequeña reflexión y que seáis sinceros con vosotr@s mism@s. Si eres mujer, ¿te sientes halagada cuando un desconocido te silba o hace un comentario sobre ti? y vosotros los hombres, ¿de verdad lo hacéis para halagarnos o tiene otra finalidad?, ¿alguna mujer os ha dado las gracias?.

*Foto: Serge Lutens
Ésta costumbre, tan extendida en nuestra sociedad es un tipo de acoso que perpetúa la consideración de la mujer como objeto sexual, expuesta a las miradas y opiniones de todos. En nuestra cultura está muy arraigado y se ve como algo normal, sin importancia e incluso como algo positivo para subirle la autoestima a las mujeres, aunque,en la mayoría de los casos el efecto que se consigue es el contrario. A una mujer le puede agradar que un conocido la halague en algún momento, pero si lo hace un desconocido se vive más como una intimidación. Cuando hacemos un halago debemos tener en cuenta los sentimientos y pensamientos de la persona a la que va dirigido, si no lo hacemos no sabemos cómo se lo va a tomar y pierde su sentido.

Algunas justificaciones que perpetúan este acoso callejero:
  • "Los hombres no lo pueden evitar, está en su naturaleza": esto es una idea errónea, la naturalaza determina características como el color de ojos, el pelo liso o rizado, etc., pero las conductas son aprendidas y al igual que las hemos aprendido, podemos desaprenderlas con un poco de esfuerzo.
  • "Lo hacemos para que os sintáis bien": como he explicado antes, suele tener el efecto contrario. En ocasiones puede generar ansiedad y miedo, o incluso respuestas de evitación como cambiarte de acera para no pasar delante de un grupo de chicos/hombres, cambiar de ruta para evitar una obra, etc. Os pueden parecer nimiedades pero son situaciones que están limitando nuestra libertad en el espacio público. Además, dudo mucho que el objetivo del piropo callejero sea el de agradar a una chica, sino más bien el de lucirse uno mismo, reirse con los amigos o intimidar a la chica en cuestión, o ¿cómo se explican entonces los comentarios y gestos soeces, con contenido sexual y ofensivos que en ocasiones tenemos que aguantar?.
  • "Se lo decimos a las mujeres guapas": ¡mentira! es un acoso general a todas las mujeres, si no me creéis, ¿cómo es posible que se dé en países musulmanes dónde las mujeres llevan todo el cuerpo cubierto?.
  • "Tienen la opción de quejarse, si no lo hacen es porque les gusta": otro mito, algunas mujeres piensan que ignorándolos la conducta desaparecerá y otras muchas descartan la opción de enfrentarse a un desconocido por miedo, no sabes cómo va a reaccionar si le muestras tu rechazo, y el temor a una agresión mayor disipa cualquier atisbo de rebeldía.
  • "Se visten así para que les digamos cosas": otra creencia errónea, la forma de vestir y el cuerpo de una mujer es algo que sólo le concierne a ella. Me encanta cómo lo explican en el Observatorio de Acoso Callejero, dicen que afirmar esta premisa sería equiparable a decir que si sales a la calle con tu bicicleta es porque quieres que te la roben, si este argumento es absurdo e inaceptable con un objeto, ni qué decir tiene con un ser humano.



Ayer, mientras le daba vueltas a todo esto hablé con una amiga que vive en Berlín. Tenía curiosidad por saber si allí también era costumbre piropear por la calle y me sorprendió muchísimo lo que me contó. En alemania no solamente no se piropea, sino que allí suelen ser las mujeres las que "ligan" con los hombres, me dijo que fue una de las diferencias culturales que más le sorprendió. En Alemania las mujeres toman la iniciativa, se consideran iguales a los hombres y nadie se ofende por ello. Esto es una muestra de que no se trata de algo innato, depende totalmente de la educación.

 El objetivo de este post es hacer la problemática visible y sobre todo, haceros pensar, cambiar un poco vuestros esquemas, que no os conforméis con lo que se considera "normal". Muchos hombres se están poniendo en nuestros zapatos y se declaran en contra del "piropo", si con esta reflexión consigo hacer cambiar de opinión a alguno para mí habrá sido un éxito.

Y recordad...

 Os dejo el enlace a la web del Observatorio Virtual de Acoso Sexual Callejero, echadle un ojo porque es muy interesante, en su web podréis encontrar consejos, investigaciones, encuestas, videos como éste: https://www.youtube.com/watch?v=iKviHP8vpps#t=25 y mucho más.

http://paremoselacosocallejero.wordpress.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario